"La diferencia entre un turista y un viajero reside en que cuando un turista llega a un sitio sabe exactamente el día que partirá. El viajero, sin embargo, cuando llega a un lugar, no puede saber si acaso se quedará allí el resto de su vida" Paul Bowles.

domingo, 12 de septiembre de 2010

TEATRO EN LAS SALINAS (II)




ENSAYOS Y PREPARATIVOS



Los dos siguientes días fueron de una actividad frenética: Diana ensayaba la obra con los niños, yo trabajaba la memorización y declamación de los textos con aquellos que tenían que hablar en escena, Olga preparaba el vestuario (con cartulinas, pinturas y bolsas de plástico de colores que habíamos traído, ramas, hojas y mucha imaginación) y componía el cartel de presentación con los más pequeños. Por último, Mati se encargó de preparar efectos sonoros para la obra con los más grandes: chavales de 16 o 17 años que no querían actuar, y que así encontraron un hueco en la representación.

LAS FUNCIONES

FOTO: MATILDE MAESTRO

El jueves por la tarde se llevó a cabo la función con éxito ante un exiguo grupo de madres y padres. Al día siguiente, como auténticos cómicos de la legua, montamos todos los bártulos en un autobús alquilado (a Las Salinas, sobra decirlo, no llega el transporte público) y nos fuimos a representar a una comunidad cercana llamada 9 de Marzo, donde la asistencia de público fue algo mayor.
FOTO: MATILDE MAESTRO

FOTO: MATILDE MAESTRO

La experiencia de Las Salinas resultó tremendamente intensa y enriquecedora. Es fácil comprobar el desarraigo y la indefensión en que se encuentran los habitantes de estas jóvenes comunidades arrancadas a la selva, tanto como la humanidad, la ternura y el cariño que desprenden estos niños en cuanto logras conectar mínimamente con ellos. Acción Ecológica sigue trabajando por dotar a estos grupos humanos de cohesión y conciencia comunitaria, para que puedan defenderse mejor de las múltiples amenazas que los cercan, y por crear actitudes de liderazgo entre las nuevas generaciones. Queda mucho por hacer en Las Salinas, tanto entre los adultos, en su mayoría ausentes, como entre los niños, cuya preparación académica no es, desde luego, la ideal (una sola maestra para todos los grupos de primaria, ayudada por su hija de 16 años, no parece que pueda hacer mucho más). Esperamos, sinceramente, haber contribuido en algo al desarrollo de nuevas inquietudes, una pequeña aportación al proyecto a largo plazo de Acción Ecológica. Llevaremos Las Salinas en nuestro corazón.



FOTO: OLGA RAMÍREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada