"La diferencia entre un turista y un viajero reside en que cuando un turista llega a un sitio sabe exactamente el día que partirá. El viajero, sin embargo, cuando llega a un lugar, no puede saber si acaso se quedará allí el resto de su vida" Paul Bowles.

lunes, 13 de septiembre de 2010

MANUEL

FOTO: MATILDE MAESTRO

Este señor es Manuel, vicepresidente de la comunidad de Las Salinas. Durante la semana que hemos permanecido en esta localidad, Manuel ha sido un trabajador y un animador incansable: un ejemplo para todos. Manuel  se levantaba el primero y se acostaba el último. Coordinaba y ayudaba en la cocina, apoyaba en los ensayos y alentaba a los niños constantemente, colaboraba en el vestuario, daba ideas y ánimos en todo momento… y por las noches  proyectaba películas con el “Chulpi Cine”: otro proyecto de Acción Ecológica que, mediante un equipo portátil y un generador de electricidad, pretende acercar el mejor cine educativo a unos niños que quizá no hayan visto una película en su vida (sinceramente creo que lo único bueno de no tener tendido eléctrico es no tener acceso a la televisión. Después de haber visto preciosas películas, la mayoría de animación, producidas en los más peregrinos países, y cuya existencia desconocía, recuerdo la sensación de irrealidad que me invadió cuando, en el autobús de vuelta a Quito, me obligaron a ver la típica producción estadounidense de tiros y peleas. No es posible que sea eso lo que la gente ve todos los días, y que no les afecte).

Manuel llegó a esta zona con sus papás cuando él tenía siete años. Se crió entre los indios cofanes, que por entonces vivían aquí, y de  ellos aprendió el uso de las artes medicinales y el arte de la caza y de la pesca. Ya mayor, y ante la inseguridad que iba presentando la zona, su familia volvió a emigrar a Machala, una ciudad costera del sur de Ecuador. Lo único que le gustó a Manuel de Machala fue la Biblioteca Municipal. Se convirtió en un autodidacta y, como echaba de menos la selva, decidió volver. Ahora hace ya diez años que Manuel trabaja en distintos oficios por la zona de Sucumbíos para subsistir, pero su verdadero trabajo es luchar por sacar adelante la comunidad: despertar las conciencias de unos vecinos quizá abrumados por las circunstancias, y cuidar del sano desarrollo de sus hijos. Para Manuel fue una suerte conocer a Acción Ecológica y la Clínica Ambiental que tiene esta organización en Sucumbíos, y de la que pronto hablaremos. Para Acción Ecológica fue una suerte conocer a Manuel.

A continuación reproduzco la entrevista que mi hermana Diana hizo a Manuel para el programa de televisión “Acción directa”. En ella Manuel nos habla de su infancia con los cofanes, de la situación actual de esta y otras etnias, del arribamiento en la zona del narcotráfico, y los abusos de militares y paramilitares colombianos en la frontera, del tremendo impacto de las petroleras… de sus expectativas y de sus sueños. Son treinta y dos minutos de audio, y quizá tarde en cargar, pero no tiene desperdicio. Ponedlo mientras hacéis otra cosa, como si fuera la radio, y escuchad a Manuel. 

       

1 comentario:

  1. ¡Qué bueno conocer gente tan estupenda!!!!!Ánimo a todos!!!!!

    ResponderEliminar